Publicado el

Evangelio del día y comentario –9 de julio de 2019

Borrador automático

Mt 9, 32-38: La mies es abundante

Ntra. Sra. de Chiquinquirá Paulina del C. Agonizante de Jesús (1942) Primera lectura: Gn 32, 23-33 Te llamaré Israel Salmo responsorial: Sal 16, 1-3d. 6-7. 8b.15

En aquel tiempo, mientras salían los ciegos, le llevaron a Jesús un mudo endemoniado. 33Expulsó al demonio, y el mudo comenzó a hablar. La multitud comentaba asombrada: Nunca se vio tal cosa en Israel. 34Pero los fariseos decían: Expulsa demonios con el poder del jefe de los demonios. 35Jesús recorría todas las ciudades y pueblos, enseñando en sus sinagogas, proclamando la Buena Noticia del reino y sanando toda clase de enfermedades y dolencias. 36Viendo a la multitud, se conmovió por ellos, porque estaban maltratados y abatidos, como ovejas sin pastor. 37Entonces dijo a los discípulos: La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. 38Rueguen al dueño de los campos que envíe trabajadores para su cosecha.

Comentario

En el verso 35 de este hermoso texto tenemos una síntesis del trabajo evangelizador de Jesús. Un Jesús en salida misionera con dos grandes acciones: comunicar la Buena Nueva del Reino y curar dolencias de la gente. Y vemos también el conflicto que provoca este método evangelizador de Jesús. Los seres humanos hemos inventado métodos para oprimir, hemos demonizado las acciones que son del Espíritu de Dios. Para los oprimidos Jesús es el liberador de sus dolencias. Para los inventores de religiones opresoras, Jesús trabaja en equipo con el diablo. Y cuando ya no es la religión el punto de referencia para desacreditar la evangelización, son los poderes del mundo los que se encargarán de demonizar. Para Jesús es la compasión en favor de los sufrientes de la historia el dinamismo que derrota esas críticas y multiplica discípulos para la tarea número uno para este mundo lleno de sufrimientos: aliviar los dolores de la gente humilde.