Publicado el

Evangelio del día y comentario – 17 de mayo de 2019

Borrador automático

Jn 14, 1-6: Yo soy el camino, la verdad y la vida

Julia Salzano (1929) Pascual Bailón (1592) Primera lectura: Hch 13, 26-33 Dios cumplió la promesa Salmo responsorial: Sal 2, 6-12a

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: No se inquieten. Crean en Dios y crean en mí. 2 En la casa de mi Padre hay muchas habitaciones; si no fuera así, se los habría dicho, porque voy a prepararles un lugar. 3 Cuando haya ido y les tenga preparado un lugar, volveré para llevarlos conmigo, para que donde yo esté, estén también ustedes. 4 Ya conocen el camino para ir a donde yo voy. 5 Le dice Tomás: Señor, no sabemos adónde vas, ¿cómo podemos conocer el camino? 6 Le dice Jesús: Yo soy el camino, la verdad y la vida: nadie va al Padre si no es por mí.

Comentario

Los discursos de despedida de san Juan poseen una actualidad profunda, pues Jesús plantea temas decisivos que resignifican nuestra existencia cristiana. Cuando los sentimientos de la comunidad se agitan por el acontecimiento de la muerte, los fracasos y las divisiones internas, Jesús ofrece la fortaleza de la relación con Él (fe) como don capaz de vencer toda sensación de abandono y de pérdida de horizontes de sentido. Desde esta perspectiva, Jesús señala la actitud fundamental con la cual los discípulos deben asumir e integrar las crisis: la confianza y la exigencia a “ponerse en camino”; el asumir la vida con capacidad de riesgo. Y el camino es la toma de consciencia de que somos en Dios, encarnando solidariamente “los gozos y las esperanzas, las tristezas y angustias del hombre y la mujer de nuestros días, sobre todo de los pobres y de toda clase de afligidos, que son también gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo” (GS 1). ¿Somos Iglesia en camino, en salida, o una Iglesia ensimismada y aferrada a la nostalgia del pasado?