Publicado el

Comentario al Evangelio – 9 de febrero de 2019

Borrador automático

Mc 6,30-34: Estaban como ovejas sin pastor

Miguel Febres (1910) Primera lectura: Heb 13,15-17.20-21 No olviden hacer el bien Salmo responsorial: Sal 22, 1-6

Los apóstoles se reunieron con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado. 31Él les dice: Vengan ustedes solos, a un paraje despoblado, a descansar un rato. Porque los que iban y venían eran tantos que no les quedaba tiempo ni para comer. 32Así que se fueron solos en una barca a un paraje despoblado. 33Pero muchos los vieron marcharse y se dieron cuenta. De todos los poblados fueron corriendo a pie hasta allá y se les adelantaron. 34Al desembarcar, vio una gran multitud y sintió lástima, porque eran como ovejas sin pastor. Y se puso a enseñarles muchas cosas.

Comentario

La descripción que hace Marcos del ajetreo misionero del grupo de Jesús permite imaginar la simpatía que despertaban entre la gente del pueblo. Su estilo de vida sencillo y austero, su palabra clara y diáfana, su proceder coherente y sus acciones humanizadoras y dignificadoras despiertan sentimientos varios entre los espectadores, simpatizantes y seguidores de Jesús. Sienten hambre de una palabra que les devuelva el sentido de la vida y les aliente la esperanza. Supuestamente los escribas, fariseos y sacerdotes fungen como “pastores legítimos” para el pueblo de Israel, pero parece que no es así. Por eso Jesús se sobrepone al cansancio para entregar su Palabra limpia y vivificadora que devuelve las ganas de vivir para el pueblo. A veces las burocracias eclesiásticas y las complicadas estructuras pastorales son un obstáculo para anunciar y testimoniar el Reinado de Dios. ¿Cómo son los “pastores” de tu medio social y eclesial? ¿Dan el tiempo al pueblo con generosidad? ¿Y tú, eres pastor de esperanza y vida para tu comunidad?