Publicado el

Comentario al Evangelio – 3 de diciembre 2018

Borrador automático

Mt 8,5-11: Vendrán muchos al Reino de los cielos

Francisco Javier, misionero (1552) Primera lectura: Is 2,1-5 El Señor reúne a todas las naciones en la paz Salmo responsorial: Sal 121,1-2.4-9

En aquel tiempo, al entrar Jesús en Cafarnaún, un centurión se le acercó y le suplicó: 6 Señor, mi muchacho está postrado en casa, paralítico, y sufre terriblemente. 7 Le dijo: Yo iré a sanarlo. 8 Pero el centurión le replicó: Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo. Basta que digas una palabra y mi muchacho quedará sano. 9 También yo tengo un superior y soldados a mis órdenes. Si le digo a este que vaya, va; al otro que venga, viene; a mi sirviente que haga esto, y lo hace. 10Al oírlo, Jesús se admiró y dijo a los que le seguían: Les aseguro, que no he encontrado una fe semejante en ningún israelita. 11Les digo que muchos vendrán de oriente y occidente y se sentarán con Abrahán, Isaac y Jacob en el Reino de los cielos.

Comentario

Anualmente voy con mi familia al Santuario del Señor de los Milagros en Buga, Colombia para visitar a los misioneros redentoristas que lo regentan, saludar a algunos amigos y celebrar la eucaristía con los feligreses. Llama la atención la cantidad de gente que acude a este lugar, como a tantos santuarios a lo largo y ancho de nuestra geografía latinoamericana. Es significativa la experiencia de fe de las personas que van a rogar por salud, bienestar, armonía para sus hogares. Se aprovecha la afluencia de gente para evangelizar, orar por la paz y por la unidad de la familia. Se destaca la experiencia de fe de nuestro pueblo, su profunda espiritualidad, la inmensa necesidad de poner sus dificultades en manos de Dios o de María. La confianza en Dios por parte de nuestro pueblo sencillo y humilde es realmente admirable. Pero lo más llamativo es como se traduce en cambios de vida en las relaciones familiares y comunitarias. En este tiempo de adviento, de esperanza, es bueno preguntarse ¿estás viviendo tu experiencia de fe con confianza en el Señor de la vida?