Publicado el

Comentario al Evangelio – 14 de enero 2019

Borrador automático

Mc 1, 14-20: Los haré pescadores de hombres

Primera lectura: Heb 1, 1-6 Dios nos ha hablado por el Hijo Salmo responsorial: Sal 96, 1.2b. 6. 7c. 9 Félix de Nola (260)

Cuando arrestaron a Juan, Jesús se dirigió a Galilea a proclamar la Buena Noticia de Dios. 15Decía: Se ha cumplido el tiempo y está cerca el reino de Dios. Arrepiéntanse y crean en la Buena Noticia. 16Caminando junto al lago de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés que echaban las redes al lago, pues eran pescadores. 17Jesús les dijo: Vengan conmigo y los haré pescadores de hombres. 18Inmediatamente, dejando las redes, le siguieron. 19Un trecho más adelante vio a Santiago de Zebedeo y a su hermano Juan, que arreglaban las redes en la barca. 20Inmediatamente los llamó. Y ellos dejando a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros, se fueron con él.

Comentario

¡Qué interesante el enlace entre Juan y Jesús! El primero es arrestado por su testimonio y su palabra desafiante y ardiente. Su llamado a la conversión hace estremecer, no solo los corazones, sino las conciencias y las estructuras sociales. Pareciera como si la noticia del arresto de Juan fuera un desafío para Jesús. Inmediatamente comienza su ministerio armando el grupo para retomar la bandera de Juan, pero también iniciar su misión: el anuncio del Reinado de Dios. Llama a los primeros con cierta urgencia. Les pide dejar su rutina diaria para embarcarse en una fascinante y apasionante aventura: convocar a otras personas para echar a caminar la utopía de Dios. Me parece ver a muchos hombres y mujeres de nuestro pueblo cuando descubren que hay algo novedoso por lo que vale la pena dejarlo todo y ponerse en camino. ¿Cómo vivimos en nuestra comunidad de vida ese desafío de Jesús de dejarnos interpelar por la realidad y ponernos en camino?