Publicado el

Comentario al Evangelio – 12 de enero 2019

Borrador automático

Jn 3, 22-30: El amigo se alegra con la voz del esposo

Arcadio, mártir (304) Primera lectura: 1Jn 5, 14-21 Dios nos escuchará Salmo responsorial: Sal 149, 1-6a. 9b

Jesús fue con sus discípulos a Judea; allí se quedó con ellos y se puso a bautizar. 23También Juan bautizaba, en Ainón, cerca de Salín, donde había agua abundante. La gente acudía y se bautizaba. 24Todavía no habían metido a Juan en la cárcel. 25Surgió una discusión de los discípulos de Juan con un judío a propósito de las purificaciones. 26Buscaron a Juan y le dijeron: Maestro, el que estaba contigo en la otra orilla del Jordán, del que diste testimonio, está bautizando, y todo el mundo acude a él. 27Respondió Juan: No puede un hombre recibir nada si no se lo concede del cielo. 28Ustedes son testigos de que dije: Yo no soy el Mesías, sino que me han enviado por delante de él. 29Quien se lleva a la novia es el novio. El amigo del novio que está escuchando se alegra de oír la voz del novio. Por eso mi gozo es perfecto. 30Él debe crecer y yo disminuir.

Comentario

La relación con Dios es la columna que sostiene el concierto de las relaciones del creyente. En expresiones de san Juan, Dios es padre y nos relacionamos con Él en términos de filiación, como era usual en las familias de la época. Entre las relaciones primarias de la familia de los hijos de Dios, está la que sostenemos entre los hermanos. Una línea de la lectura de hoy empuja en esa dirección. Cuidar del hermano. Un hermano en desgracia socava el bienestar familiar. Por eso, es necesaria una preocupación por el bienestar de la familia entera. La afirmación de la libertad individual en nuestro medio ha acarreado una despreocupación por el bien colectivo o común. También lo contrario tiene constatación; se viola el derecho a la privacidad, en aras a la seguridad nacional, pero también en grupos y asociaciones religiosas. San Juan alienta, no el espionaje, sino la solidaridad fraterna en la oración. ¿Por quién oramos?