Publicado el

Comentario al Evangelio – 1 de febrero de 2019

Borrador automático

Mc 4,26-34: ¿Con qué compararemos el reino de Dios?

Brígida de Irlanda (525) Primera lectura: Heb 10,32-39 Sean valientes Salmo responsorial: Sal 36, 3-6. 23-24. 39-40

Enseñó Jesús: El reinado de Dios es como un hombre que sembró un campo: 27de noche se acuesta, de día se levanta, y la semilla germina y crece sin que él sepa cómo. 28La tierra por sí misma produce fruto: primero el tallo, después la espiga, después grana el trigo en la espiga. 29En cuanto el grano madura, mete la hoz, porque ha llegado la cosecha. 30Decía también: ¿Con qué compararemos el reinado de Dios? ¿Con qué parábola lo explicaremos? 31Con una semilla de mostaza: cuando se siembra en tierra, es la más pequeña de las semillas; 32después de sembrada crece y se hace más alta que las demás hortalizas, y echa ramas tan grandes que las aves pueden anidar a su sombra. 33Con muchas parábolas semejantes les exponía el mensaje adaptándolo a la capacidad de sus oyentes. 34Sin parábolas no les exponía nada; pero en privado, a sus discípulos les explicaba todo

Comentario

Realmente causa admiración la capacidad pedagógica de Jesús para exponer de manera comprensiva y amena el mensaje del Reino. Nunca presenta una definición de lo que es el Reino o el Reinado de Dios. Siempre recurre a imágenes, comparaciones, alegorías, analogías y parábolas. Todas ellas llenas de colorido y realismo. Sus oyentes debieron quedar fascinados por sus palabras porque con el lenguaje cotidiano, sencillo, es capaz de exponer verdades profundas y complejas. De verdad Jesús es un auténtico pedagogo del Reinado de Dios. Una semilla crece por sí sola sin la intervención de la mano del ser humano más que para cuidarla. Se convierte en un arbusto grande, frondoso, apetitoso. Así es el Reinado de Dios. Se siembra como una pequeña, diminuta, semilla en el corazón humano, y sin que este se dé cuenta va creciendo maravillosamente hasta convertirse en un árbol que da alimento y cobijo a todos. ¿Tienes conciencia de cómo acrece el amor y la gracia de Dios en ti, en tu comunidad, en tu iglesia?