Publicado el

Comentario al Evangelio – 8 de junio 2018

Borrador automático

Jn 19,31-37: Salió sangre y agua de su costado

Sagrado Corazón de Jesús. Primera lectura: Os 11,1b.3-4.8c-9 Se me revuelve el corazón Salmo responsorial: Interleccional: Is 12,2-6 Segunda lectura: Ef 3,8-12.14-19 Que Cristo habite en sus corazones

En aquel tiempo, como era la víspera del sábado, el más solemne de todos; los judíos pidieron a Pilato que hiciera quebrar las piernas de los crucificados y mandara retirar sus cuerpos para que no quedaran en la cruz durante el sábado. 32Fueron los soldados y quebraron las piernas a los dos crucificados con él. 33Al llegar a Jesús, viendo que estaba muerto, no le quebraron las piernas; 34sino que un soldado le abrió el costado con una lanza. En seguida brotó sangre y agua. 35El que lo vio lo atestigua y su testimonio es verdadero; él sabe que dice la verdad, para que también ustedes crean. 36Esto sucedió de modo que se cumpliera la Escritura que dice: No le quebrarán ni un hueso; 37y otro pasaje de la Escritura dice: Mirarán al que ellos mismos atravesaron.

Comentario

Jesús de Nazaret, el Hijo de Dios hecho hombre, amó con un corazón humano. Nadie nunca amó a su prójimo ni fue sensible al sufrimiento humano como lo fue Jesús. Él nos mostró que el ser humano tiene la capacidad de amar como el mismo Dios ama. Amar incluso a los enemigos. La única definición que la Biblia da de Dios, es que Dios es amor (1Jn 4,8). Ese amor ha sido derramado sobre el mundo en la persona de Jesús de Nazaret y se transformó en mucho más que un sentimiento, se hizo proyecto de vida que asume todos los aspectos: lo político, lo social, lo religioso, lo económico, lo personal, lo familiar, la vida toda. Se hizo servicio, perdón, misericordia de unos hacia otros. Se hizo signo y sacramento del amor a Dios. No hay culto verdadero a Dios desligado del amor al prójimo, sobre todo al prójimo necesitado de ayuda. La fiesta del Corazón de Jesús es un llamado a trabajar por un mundo de mayor humanidad, amistad, verdad y misericordia, donde valga la pena vivir.