Publicado el

Comentario al Evangelio – 3 de enero 2018

Borrador automático

Jn 1,29-34: He aquí al Cordero de Dios

Gregorio Nacianceno (390) Antes de Epifanía Kuriakose Elias Chavara (1871) Primera lectura: 1Jn 2,29–3,6 Los que permanecen en Dios, no pecan Salmo responsorial Sal 97, 1.3c-6

Juan Bautista vio acercarse a Jesús y dijo: Ahí está el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. 30De él yo dije: Detrás de mí viene un hombre que es más importante que yo, porque existía antes que yo. 31Yo no lo conocía, pero vine a bautizar con agua para que él fuera manifestado a Israel. 32Juan dio este testimonio: Contemplé al Espíritu, que bajaba del cielo como una paloma y se posaba sobre él. 33Yo no lo conocía; pero el que me envió a bautizar me había dicho: Aquél sobre el que veas bajar y posarse el Espíritu es el que ha de bautizar con Espíritu Santo. 34Yo lo he visto y atestiguo que él es el Hijo de Dios.

Comentario

En algunos parajes se ven retozar rebaños de ovejas y corderos, siempre en manada. Inspiran ternura por su aparente condición débil. Sabemos que el cordero en el ambiente religioso cultual de Israel era utilizado para ofrecer holocaustos y sacrificios a Dios para el perdón de los pecados, la acción de gracias y la alabanza. Particularmente para expiar pecados. Según la mentalidad de la época el pecador debía morir como reparación de su delito. Por eso el cordero reemplazaba al pecador y era ofrecido en sacrificio para el perdón. Jesucristo es identificado como “cordero” porque se ofrece por nosotros para comunicarnos el amor y la misericordia de Dios. Hay un cambio rotundo del sentido del sacrificio como expiación. Dios nos ama tanto que nos da lo que más ama, a su Hijo, para comunicarnos vida. No es un Dios ofendido y enfurecido que reclama venganza. ¡No! Es un Dios que se desborda en amor por cada uno de nosotros hasta despojarse de sí para impregnarnos de su misericordia y bondad. ¿Cómo experimentas en tu vida la oblación del amor de Dios?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *