Publicado el

Comentario al Evangelio – 2 de enero 2018

Borrador automático

Jn 1,19-28: En medio de ustedes hay uno que no conocen

Antes de Epifanía Basilio, obispo (379) |  Primera lectura: 1Jn 2,22-28 Lo que han oído permanezca en ustedes Salmo responsorial: Sal 97,1-4

Éste fue el testimonio de Juan, cuando los judíos le enviaron desde Jerusalén sacerdotes y levitas a preguntarle quién era. 20Él confesó y no negó; confesó que no era el Mesías. 21Le preguntaron: Entonces, ¿eres Elías? Respondió: No lo soy. ¿Eres el profeta? Respondió: No. 22Le dijeron: ¿Quién eres? Tenemos que llevar una respuesta a quienes nos enviaron; ¿qué dices de ti? 23Respondió: Yo soy la voz del que grita en el desierto: Enderecen el camino del Señor, según dice el profeta Isaías. 24Algunos de los enviados eran fariseos 25y volvieron a preguntarle: –Si no eres el Mesías ni Elías ni el profeta, ¿por qué bautizas? 26Juan les respondió: Yo bautizo con agua. Entre ustedes hay alguien a quien no conocen, 27que viene detrás de mí; y yo no soy digno de soltarle la correa de su sandalia. 28Esto sucedía en Betania, junto al Jordán, donde Juan bautizaba.

Comentario

¡Vaya manera de presentarse Juan Bautista a los inquietos que preguntaban por sus orígenes e identidad! No es Elías, sino el precursor, el que prepara el ambiente para recibir al verdadero profeta, al Mesías. Juan invita a una conversión radical, íntegra e integral. No valen enmiendas, remiendos. La conversión implica morir para renacer. Por eso el bautismo que predica es de conversión y perdón de pecados. Es volver la mirada a Dios y, con el rostro agachado, con paso humilde, desandar el camino para ponerse en la ruta correcta que conduce al amor misericordioso del Padre. A lo largo de la historia de la humanidad y de la Iglesia han surgido muchos Bautistas que, con su palabra y su testimonio, han invitado con insistencia al cambio radical, total e integral de vida. Actualmente han surgido y siguen surgiendo profetas. Oscar Romero, Enrique Angelelli, Laura Montoya, Sergio Méndez, Leónidas Proaño y muchos otros que han comprometido y entregado su vida al anuncio del Reino ¿Y tú? ¿Cómo vives en tu ambiente la vocación profética?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *