Publicado el

Comentario al Evangelio – 12 de mayo 2018

Borrador automático

Jn 16,23b-28: El Padre los quiere

Domingo de la Calzada (1109) Nereo y Aquileo, mártires (s. I) Primera lectura: Hch 18,23-28 Apolo demostraba que Jesús era el Mesías Salmo responsorial: Sal 46,2-3.8-10

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: Les aseguro que todo lo que pidan a mi Padre, él se lo concederá en mi nombre. 24Hasta ahora no han pedido nada en mi nombre; pidan y recibirán, para que su alegría sea completa. 25Les he dicho esto en parábolas; pero llega la hora en que ya no les hablaré en parábolas, sino que les hablaré claramente de mi Padre. 26Aquel día pedirán en mi nombre, y no será necesario que yo pida al Padre por ustedes, 27ya que el Padre mismo los ama, porque ustedes me han amado y han creído que yo vine de parte de Dios. 28Salí del Padre y he venido al mundo; ahora dejo el mundo y vuelvo al Padre.

Comentario

Jesús ha revelado el misterio más grande de Dios: que nos ama. ¡Qué alegría! Dios había sido entendido como lejano, distante y enemigo de la humanidad. Era inaccesible. La religión había generado sobre Dios conceptos extraños, raros y algo perversos. A Dios lo metieron en la lógica mezquina de los que elaboraban la teología, las normativas y rúbricas religiosas. Pero Jesús, en su manera tan genial de vivir y de revelar a su Padre, simplificó la manera de entender a Dios y lo presentó cercano, amigo y comprensivo con la familia humana. El amor del Padre quedó revelado definitivamente en la persona de Jesús, en su vida, en las personas de las que se rodeó y en su manera de actuar. Fue la cruz y la resurrección las que mostraron la grandeza del amor que Dios Padre tiene por toda la humanidad. Dejemos que ese amor de Dios, que Jesús reveló, transforme nuestra vida.