Publicado el

Comentario al Evangelio – 11 de julio 2018

Borrador automático

Mt 10,1-7: Vayan a las ovejas de Israel

Benito, fundador (517) Primera lectura: Os 10,1-3.7-8.12 Es tiempo de consultar al Señor Salmo responsorial: Sal 104,2-7

En aquel tiempo, Jesús llamó a sus doce discípulos, les dio poder sobre los espíritus inmundos, para expulsarlos y para sanar toda clase de enfermedades y dolencias. 2 Éstos son los nombres de los doce apóstoles: primero Simón, de sobrenombre Pedro, y Andrés su hermano; Santiago de Zebedeo y su hermano Juan; 3 Felipe y Bartolomé; Tomás y Mateo, el recaudador de impuestos; Santiago de Alfeo y Tadeo; 4 Simón el cananeo y Judas Iscariote, el que también le traicionó. 5 A estos doce los envió Jesús con las siguientes instrucciones: No se dirijan a países de paganos, no entren en ciudades de samaritanos; 6 vayan más bien a las ovejas descarriadas de la Casa de Israel. 7 Y de camino proclamen que el Reino de los cielos está cerca.

Comentario

Iniciamos la lectura del capítulo diez del evangelio de Mateo. Intérpretes de la Biblia lo han denominado “Discurso misionero”. Si hiciéramos una lectura rápida del pasaje de hoy podríamos pensar, de entrada, que su eje es la vocación y el envío de los discípulos. Sin embargo, su mensaje gravita en torno al poder que se les confiere a los enviados, sin el cual no se comprenden la vocación y la misión. Esta distinción es vital. Jesús es el que otorga el poder, pues es Él quien lo recibe de Dios. Se es discípulo del Maestro porque Él es “apoderado de Dios”, que arraiga su misión en la voluntad del Padre y su Reino. Desde allí nacen la vocación y misión de los que Él llama, envía y quieren seguirlo. Este apoderamiento convierte al enviado y a la misión en ondas expansivas del Reino. ¿Te sientes “apoderado” de Jesús para liberar a la persona de todo tipo de opresión (expulsar), y para crear caminos de dignificación y humanización (sanar)?