Publicado el

Comentario al Evangelio – 10 de julio 2018

Borrador automático

Mt 9,32-38: La mies es abundante, los trabajadores pocos

Cristóbal, mártir (s. III) Primera lectura: Os 8,4-7.11.13 Siembran vientos y cosechan tempestades Salmo responsorial: Sal 113,3-7 b.8-10

En aquel tiempo, mientras salían los ciegos, le llevaron a Jesús un mudo endemoniado. 33Expulsó al demonio, y el mudo comenzó a hablar. La multitud comentaba asombrada: Nunca se vio tal cosa en Israel. 34Pero los fariseos decían: Expulsa demonios con el poder del jefe de los demonios. 35Jesús recorría todas las ciudades y pueblos, enseñando en sus sinagogas, proclamando la Buena Noticia del Reino y sanando toda clase de enfermedades y dolencias. 36Viendo a la multitud, se conmovió por ellos, porque estaban maltratados y abatidos, como ovejas sin pastor. 37Entonces dijo a los discípulos: –La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. 38Rueguen al dueño de los campos que envíe trabajadores para su cosecha.

Comentario

Actualmente, vivimos en sociedades fracturadas, limitadas en la capacidad de construir escenarios de cuidado interhumano, sociopolítico, religioso y ético. La mayor crisis a la que se enfrenta la humanidad es la “crisis de compasión” caracterizada por la incapacidad de conocer, reconocer y convivir con la diferencia y situación del “otro”, con sus padecimientos y talentos. Ante estos fenómenos urge que, las comunidades creyentes y laicas, atestigüen y reivindiquen a escala global el proyecto que define lo más humano de Jesús de Nazaret y el rostro de Dios: vivir y conmoverse ante todo sufrimiento. Esto supone sanar las relaciones, fertilizar la realidad y el planeta donde vivimos, de tal manera que garanticemos condiciones para hacer justicia, cultivar reconciliación, y responsabilizarnos por el que piensa distinto. Paul Celan, en un fragmento de su poema Alabanza de la lejanía, expresaba tal desafío: “En la fuente de tus ojos, viven las redes de los pescadores de la mar del extravío. En la fuente de tus ojos, el mar mantiene su promesa. […] Yo soy tú cuando yo soy yo”.